Qué son las cerraduras embutidas

Veamos en este artículo con los cerrajeros Gandia 24 horas qué son las cerraduras embutidas, un nombre que da alguna pista, pero no tantas como para saber de qué hablamos a la primera ni mucho menos con detalle. Por lo tanto, si no somos expertos en la materia, nos vendrá bien este artículo.

 

Para empezar, diremos que las cerraduras embutidas se encuentran en el lateral de las puertas empotradas o embutidas. Son discretas, pues la mayor parte está en el interior de la puerta, con lo que permanecerá oculta.

 

Solo veremos la parte por la que se introduce la llave, si bien hay distintos tipos de cerraduras embutidas. Desde una cerradura embutida de seguridad más simple a otra que tenga un potente mecanismo de autobloqueo.

 

 

¿Qué cerradura embutida elegir?

 

Si nos disponemos a comprar una cerradura embutida tengamos en cuenta varios factores, entre ellos el presupuesto, pues será en función de éste como podremos elegir un modelo más o menos seguro.

 

También es clave detenerse en el tema del cilindro de la cerradura, pues conviene que sea antibumping y contar también con otras medidas de seguridad. Idealmente, incluyamos también el sistema de anti palanca o el sistema anti ganzúa. Solo así podremos estar tranquilos en el hogar, pues aun no siendo infalible, puesto que nada lo es, realmente la seguridad será importante.

 

Optar por modelos de marcas conocidas, a ser posible, también de prestigio, es a lo que hemos de tender, ya que solo así serán de mayor calidad. Sobre todo, a la hora de pedir consejo confiemos en cerrajeros profesionales que nos puedan asesorar al respecto.

 

La instalación de la cerradura embutida

 

Una vez hayamos elegido la cerradura que vamos a instalar, viene precisamente ese segundo paso de la instalación, un tema que también hay que tener presente. En el sentido, sobre todo, de que su instalación debe hacerse bien, con lo que de no asegurarnos de que nosotros podemos hacerlo, algo muy normal, lo recomendable siempre es llamar a nuestro cerrajero de confianza.

 

Si vamos a hacerlo nosotros mismos, tengamos a mano todas las herramientas necesarias, además de la cerradura en sí. Incluyendo desde el típico destornillador, metro o taladradora con sus brocas para madera y metal hasta una lima un metro, una corona dentada y, por ejemplo, un formón. Son muchas herramientas, y hay que saberlas usar adecuadamente, con lo que si no estamos seguros de poder hacerlo, llamemos a un profesional, será la mejor opción, pues una cerradura mal instalada es una cerradura ineficaz, todo un chollo para los ladrones.

 

Instalación de cerradura embutida

 

La puerta puede abrir a la derecha o a la izquierda, veamos cómo es la nuestra para comprar la cerradura adecuada. Además, si tu puerta antes no había tenido una cerradura hay que actuar conforme se explica a continuación.

 

Antes, hagamos un inciso, apuntando que de tenerla, solo hemos de quitar la anterior e instalar otra nueva. Intentemos que sean iguales, incluso de la misma marca para así aprovechar que sean de las mismas medidas e instalarlas fácilmente.

 

Volviendo a lo que dejamos pendiente, si no tienes cerradura anterior, ya sea puerta metálica o de madera, para instalarla empezaremos marcando la zona de 1.05 cm de altura aproximadamente, para así que quede la manivela a la altura correcta, y a continuación usemos la taladradora, haciendo el hueco necesario con el formón y la lima.

 

Conseguido el hueco necesario, introduciremos la caja. Será necesario que el hueco sea igual, pues de lo contrario la cerradura no funcionará bien, por lo que de no estar seguros de instalarla bien, llamemos a un cerrajero.

 

Una vez colocada la caja, vamos a instalar el bombín realizando el agujero con una corona dentada, con el fin de lograr la medida perfecta en ambos lados. Finalmente, colocaremos una chapa de protección que quedará tapada con unos embellecedores.

 

Instalarla desde cero es un proceso que solo pueden hacer profesionales con las debidas garantías. Por lo tanto, en aras de la seguridad de nuestro hogar, y de la familia entera, no dudemos a la hora de hacer una instalación profesional. Lo agradeceremos, a buen seguro.